La historia de una reconciliación

Estos días han sido como de no creer, parece que estuviera cerrando momentos de mi vida que quedaron inconclusos y que no me dejaban en paz. Como para iniciar con nueva energía.

Hace varios años cuando mi abuela murió, casi toda la familia dejó de hablarnos, a mi mamá, mi papá, mi hermana y yo. (Si quieren saber detalles, pueden remitirse a Trauma 1 y Trauma 2, para saber lo que sentía en aquel entonces y cómo surgió el problema).

Les resumo, el día del entierro escribí una carta en la que más o menos les decía a todos mis tíos y primos que renunciaba a mi relación con ellos y que ese ya no era el momento de llorar ni tener remordimientos porque mi abuela ya no estaba en el mundo, o sea que con pagar misas ya no iban a hacer feliz a nadie. Mi hermana, en el momento que la estaban sepultando dijo más o menos lo mismo, la diferencia es que yo escribí una carta con nombres propios y mi hermana simplemente no dio nombres, así que todo el mundo se dio por aludido.

Yo firmé la carta con nombre propio, era lo que YO pensaba, ni mis papás ni mi hermana habían intervenido. Resultado, la poca familia que nos quedaba de "amiga" dejó de hablarnos, dejaron sola a mi mamá y eso me partió el alma por mucho tiempo.

Mi mamá intentó buscarlos sin resultado, hasta que entendió que ya no nos querían. Especialmente una tía política de mi mamá que era muy especial con ella, fue muy dura, durante tres años dejó de hablarle, hasta que el año pasado la tía tuvo cáncer y mi mamá la llamó para saber cómo estaba, poco a poco se fueron limando las asperezas pero no sentía la fuerza necesaria para hacerle la visita, estuvo muy grave, pero todavía había algo de dolor en mi mamá.

Teníamos regalos para los niños de esa casa desde la Navidad pasada y este año también compramos regalos para ellos, así que luego de mucha insistencia de la tía fui con mi mamá "a poner la cara". A ellos yo no les había escrito nada pero al parecer estaban muy heridos con nuestra actitud para con los demás.

La visita no fue normal, había algo de "tensión", pero muchos en esa casa se alegraron de vernos, conmigo la tía de mi mamá tiene cierta distancia, se siente el rechazo al saludar, la distancia al hablar. Pero como alguna vez lo dije yo no soy la que importo y con mi mamá se portaron perfectamente, solo fuimos las dos porque mi papá aún no perdona ese abandono y mi hermana....bueno, tiene su genio.

Cuando salíamos de la casa, la tía de mi mamá le dio estas flores como símbolo de reconciliación...


Capitulo cerrado, o abierto? no sé, pero yo me siento un poco más tranquila.


Comentarios

  1. abierto! voto por que abrieron el capítulo.

    Creo que a las familias no hay que pedirles más de lo que pueden dar, porque ahí es donde nos sentimos decepcionados, cuando proyectamos.
    Tenemos que aceptar que no son como los soñamos y que a veces nuestras personas más cercanas no tienen ni un lazo de sangre con nosotros. Abrazo y ojalá que las flores duren mucho!

    ResponderEliminar
  2. Tarde o temprano la vida nos enfrenta a esos ciclos no cerrados... Y la misma vida nos va ayudando a sanarlos...
    Un urra por el perdón y porque la sanación del corazón permita que mas familias se reencuentren.

    PD. Me alegra mucho por ti y por tu mami... Seguro el papa y la hermana les siguen los pasos, solo hay que darles tiempo... UN ABRAZO!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario