No hay vuelta atrás...

He tenido unas semanas tan raras que no sé por dónde empezar...primero tuve una gripa imposible, como hace años no tenía, fiebre, escalofrío, muuucho desaliento,  que ni siquiera me dejaba pararme de la cama. Cuando me metí todo tipo de medicamento para la gripa parece que los síntomas desaparecieron pero el desaliento continuaba, así que probé con una técnica que hace un tiempo no me fallaba, me comí una chocolatina, pero casi me mata!!!! me volvió loco el azúcar y tuve peores episodios que el desaliento.

La siguiente semana, mi ánimo no había mejorado, pero un dolor insoportable me tomó todo el lado izquierdo de la cara, no sabía exactamente qué me dolía pero duré una semana a punta de Ibuprofeno, hasta que el viernes descubrí que era dolor de muela, una periodontitis aguda. Ya mejor de mis males físicos y con toda la intención de retomar mis labores como Dios manda, la abuelita de Jimmy se enfermó, y tuvimos que viajar a unas 3 horas de Bogotá, a la ciudad de donde es Jimmy, Villavicencio. Ella estaba muy grave, en cuidados intensivos, yo no quise entrar a verla a la clínica, esas cosas en lecho de muerte no son para mí...todos los demás si entraron a verla y luego estuvimos reunidos, casi todos los hijos, nietos y bisnietos celebrando el día de la madre.

El lunes que era festivo nos devolvimos para Bogotá y el martes a medio día ella falleció y aunque muchos sabían que sus días estaban contados, siempre se guarda la ilusión de que la persona que uno ama se pueda recuperar y volver a la casa y estar bien, esa era la ilusión de mi suegra.

Como acabábamos de llegar de viaje, organizamos el trabajo como pudimos y salimos de Bogotá hacía Villavicencio nuevamente el miércoles a la madrugada.

El jueves fueron la exequias, algo que no se quiere recordar, pero sin embargo quedan grabados momentos, como Jimmy cargando el ataúd con ese dolor en los ojos, Dani la bisnieta mayor diciendo unas palabras en la iglesia, tan grande, tan seria, tan madura y resistiéndose a llorar, Jimmy ocultando sus lágrimas escuchando esas palabras y cuando le pregunto si era consiente que en la clínica era la última vez que la veía con vida...

Jimmy: Si
Yo: Y te despediste?
Jimmy: Si
Yo: ¿Qué le dijiste?
Jimmy: Sigue así de linda...

Todavía recuerdo esas palabras y vuelvo a llorar. Por supuesto, el viernes y el sábado, estuvimos pendientes de mi suegra para que no se deprimiera, pero es inevitable, cada uno lleva el duelo a su manera. Ese mismo sábado, nos fuimos para una finca donde la abuelita había sido muy feliz en vida y en el jardín enterraron las cenizas y sembraron un naranjo, para ver crecer la vida desde otro punto de vista. En la ceremonia que hicimos, cada uno iba prendiendo una velita y decía por qué iba a recordar a la abuelita...dichos, consejos, historias de la época de la violencia, abrazos, besos y la inigualable imagen de ella en la mecedora cuando llegábamos a la casa en Navidad...era el centro de esa familia, alrededor de ella giraban todas las celebraciones, si recuerdan mi foto número 1 del año es tomada en su casa...la vida de todos cambia a partir de este momento y eso cubre incluso a mis papás y mi hermana...


Comentarios

  1. Ay fla estuviste re pachucha cuantas cosas feas tuviste espero que ya te encuentres mejor y con lo otro me hiciste lagrimear los que alguna vez tuvimos que pasar por eso nos llevamos el recuerdo de los momentos mas lindos pero queda ese dolorcito en el pecho que no se te va con nada.LA vida sigue peto siempre estan presentes.te mando besos y abrazos.ayez

    ResponderEliminar
  2. Flaquita, que dolor al leerte de nuevo...
    Solo te envío uno de esos abrazos de los que ya te he hablado.

    ResponderEliminar
  3. qué fuertes tus malestares! qué bueno que llegaste a curarte a tiempo para acompañar a Jimmy y a la abuela.
    Debo decirte que me agradó lo que contás de los funerales, plantar un naranjo creo que es una excelente opción. Donde yo vivo los funerales son sólo para llorar, la gente no arma discursos y casi no se crema.
    Devolver el cuerpo a la tierra me parece un gesto muy natural. Espero que la puedan recordar linda, es lo más justo.

    ResponderEliminar
  4. coincido lo que dice Seel...hermoso poder recordarla dando nueva vida, a alguien que genero tanta y tanta vida,no?? no tuve abuelos, no me puedo ni siquiera imaginar ese lazo familiar...como sabras solo el tiempo calma la tristeza

    ResponderEliminar
  5. Flaquis, qué pesar, qué días!!!! Les mando a los dos muchos abrazos y todos mis mejores pensamientos. Qué bonito lo del naranjo, es un detalle lindo.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Aunque parezca inesplicable, es un vació y un dolor fuerte que aunque no sean lazos de sangre afectan mucho.Si es cierto mi vida cambio a partir de ese momento... te amo!!! siempre me haces llorar

    ResponderEliminar
  7. Hola amiga, que si has estado de mala racha. Por un lado cuídate mucho la salud, me has hecho llorar con las palabras de Jimmy, pero piensa que lindo será sentarse a la sombra del naranjo y sentir que es la abuela quien te protege con su sombra, quien te alimenta con sus frutos y recordarla. La vida sigue, el dolor pasa con el tiempo, pero mientras este en el recuerdo de quienes la conocieron, ella estará siempre, tan linda como la recuerdan.
    Besos y un fuerte abrazo, para vos y para Jimmy.

    ResponderEliminar
  8. Que hermoso el tema del naranjo y de "ver crecer la vida desde otra perspectiva", seguro que desde el cielo doña Silvia se los agradecerá infinitamente.
    Animo y por favor cuida de tu salud.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario