Felicidad - Nicolle

Hace años, al lado de mi antigua casa vivía una niña chiquita, de unos dos años, que era amiga mía, cuando estaba aprendiendo a hablar.

Cada año en Navidad,  tenía la tradición de decirle que el Niño Dios se había equivocado de casa y le había dejado un regalo en la mia. Pero en el 2010 me mudé, ese año fui a dejarle el regalo en Navidad pero en el 2011 no fui.

Sin embargo, el año pasado le compré el regalo pero en tanto corre corre solo hasta el 15 de febrero pude ir a mi antigua casa a dejarle el regalo, pero como era día entre semana estaba en el colegio y no nos pudimos ver, le dejé el regalo con una nota que decía que el Niño Dios de nuevo había dejado ese paquete en mi casa para ella con mi número de teléfono.

El sábado me llamó!!! se escucha enorme! yo me quedé con la imagen de la niña de 5 años pero ya tiene 8, está en tercero de primaria y es charladora como siempre, dice que me quiere ver, pero que la llame antes para estar pendiente de mi visita, cuando estaba hablando con ella se me cortaba la voz de la emoción. Es tan fácil hacer feliz a alguien, ella me hizo feliz con su llamada.

Ya no me cree que el Niño Dios se equivoca de casa, pero Él siempre me dice qué regalo debo comprarle.


Comentarios

  1. aw cuando leí que te pidió que la llames antes me hiciste acordar al zorro del principito :D
    Qué linda relación.

    ResponderEliminar
  2. Y que le compraste? que linda...me imagino la emoción de esa nena!!
    un beso
    ayez

    ResponderEliminar
  3. Se nota que me estoy de nuevo con compu y me estoy poniendo al día. Que linda historia, espero que la puedas ver pronto, los niños crecen tan rápido.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Todavia me acuerdo del caballito qeu el niño Dios le dejo a Nicolle en tu casa hace unos años...
    Que felicidad que te haya llamado. Con los niños siempre es facil conversar y hacer amistad.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario