Las princesas boludas...jajaja.


Todo comenzó cuando leí este post en el blog de Georgi, donde hablaba del  estereotipo de las princesas. Y Automne comentó con este video:



Y en medio de lo simpático que es y de lo decidida que se escucha la niña, pensándolo bien, más allá, este video me hizo reflexionar sobre dos cosas:

1. La educación que se les debe dar a las niñas de este momento de la historia, y a los niños también, cuáles son sus roles, cómo deben relacionarse desde la igualdad pero a la vez respetando sus diferencias, sin competencias de género. Hay que replantear los cuentos de hadas. Claramente esta niña sabe para dónde va.

2. En la "princesa boluda" que me he estado convirtiendo en los últimos meses. En la búsqueda de un camino real de vida, placentero y rentable, se me ha ido mucho tiempo y ella dice algo muy importante: "debo hacer mi parte", debo ser valiente, intentar, intentar, intentar y si no sale intentar y hacerlo y no seguir esperando que me rescaten.

Quiero volver a ser la princesa inteligente y luchadora de la que mi 
príncipe se enamoró y por supuesto, hacer mi parte.

Comentarios

  1. Hola! Primera vez que te dejo un comentario :o) Te conocí por el blog de Georgi, cuando comentaste el video que sugerí de las princesas... Te comparto lo mismo que dije en el comentario: yo creo que todo es respetable y cada mujer se identifica con una historia/cuento/película, y por algún motivo será. Por mi parte, tampoco me banco la idea de las princesas boludas... jaja
    Ojalá pronto vuelvas a ser quien quieras ser.
    Te mando un beso!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, incluso los de Disney se dieron cuenta de que ya no están de moda esas típicas princesas. Ahora con Maléfica le dieron un giro de 180 grados a la historia. Yo creo que está bien enseñarles a nuestras niñas que no necesitan a un compañero para ser felices, que primero tienen que encontrarse a ellas para después compartir su dicha con alguien más. Eso le he enseñado a la mía desde siempre. Pero, creo que también estamos llegando a un punto exagerado. Las niñas son listas, y saben distinguir que los cuentos de hadas son eso, cuentos, y no la vida real. Mi hija me ha enseñado eso. Todo en su justa medida y equilibrio.
    Y Andre, tú eres y seguirás siendo siempre una princesa. Ni lo dudes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario