De Girardot a Monserrate III

Y ahí estabamos mi papá y yo, rezando en todos los idiomas. No sé cuánto tiempo pasó desde que la señorita salió de la oficina, pudieron ser 10 minutos, o media hora, el caso es que para nosotros fue UNA ETERNIDAD, mi papá se quitó la gorra y se la volvió a poner por lo menos unas 500 veces y no estoy exagerando, entre muchas de las cosas que decía era: Divino maestro (refiriéndose a Jesús de Nazareth) qué he hecho yo para merecerme esto?, será que en la vida pasada maté un obispo o algo así?, y no era molestando de verdad estaba angustiado.

Yo por mi parte estoy segura que alcancé a rezar en arameo, sanscrito, me acordé de Jesús, de Buda y no sé de quién más. Y pensaba: si me dicen algo yo no tengo ni idea cómo llegó esa "z" ahí, la cédula de mi abuela se perdió, solo hay esa copia. Sin embargo...cómo es el teléfono de mi abogado?, qué tal que me lleven presa por falsedad en documento público!, pero si solo es una mentirita piadosa, además es culpa de ellos, si no pusieran tanto problema no me hubieran obligado a hacerlo, pero como dije antes, yo no sé cómo llegó esa "z" ahí. 

Y en medio de mi desesperación, en un estado de profunda meditación (del cual no me acuerdo), mi papá afirma que dije:
Señor, por favor, si esto sale bien HOY, subimos todos a Monserrate a pagarte una promesa.


Y así fue como la señorita volvió a la oficina.

Yo: (Con la voz entrecortada a punto de llorar) qué pasó?


Señorita: Que dijitaron mal el nombre de su abuela en Bogotá. (Sin embargo, ella miraba la fotocopia y la volvía a mirar, como diciendo...si, el documento está bien, el sistema está mal). Bueno, continúemos con el proceso. 


Yo: Si, gracias.


Señorita: (Luego de imprimir nuevamente). Revisen por favor porque después no pueden cambiar ningún dato. 


Mi papá como sudaba frío me pasó el documento a mi, claro, para que yo tuviera toda la responsabilidad. Afortunadamente en el trabajo estoy entrenada para encontrar errores rápidamente, y este estaba perfecto POR FÍN!!

Y salimos corriendo de ahí, ya habían cerrado hacía rato, mi papá estaba tan contento que le dió propina al celador, casi le da un abrazo a la funcionaria, si no es porque yo lo halé del brazo para estar lo más lejos posible de la registraduría, se había quedado a darle las gracias a todos.

Así que cuando estuvimos en la calle, nos abrazamos, saltábamos y dábamos vueltas!!!, fue un momento de euforia total, nos faltó gritar, pero no podíamos despertar sospechas. Mi papá lo único que decía era gracias Divino Maestro y gracias hija, gracias hija, gracias....

Yo tengo varias hipótesis:
1. Como estabamos en proceso electoral, probablemente todo el mundo estaba pendiente de cosas más importantes que una "s" mal puesta.

2. Como ya se había acabado el horario de atención, la señorita no encontró a nadie que le respondiera en Bogotá (ningún funcionario público va a estar en su puesto de trabajo después de la hora de salida).

3. La señorita decidió que por una letra mal digitada en el sistema no íbamos a pelear y se quería ir rápido para la casa.

4. Dios dijo: bueno listo, esto sale bien hoy, pero nos vemos en Monserrate ;)

De eso hace más o menos un año, a partir de ahí todo fluyó rápidamente, mi papá ya está pensionado, pero se resiste fuértemente a dejar de trabajar, vamos a ver qué decide por estos días.

Todo esto nos lleva a la última parte de esta historia...continuará.

Comentarios

  1. ...pues me has dejado con la intriga...esperaré!
    Bsstes

    ResponderEliminar
  2. Uffff! Menos mal que la funcionario tenía que ser medio familia mía... y así conseguistes que la z fuese s tan fácil como la simplicidad con que una persona recibe la intraquilidad de un padre y una hija y la desesperanza es apartada por la humanidad... Bss...

    ResponderEliminar
  3. Que faciles pueden ser las cosas con un poquito de voluntad, lo que me alegra es que tu papá espe pensionado y si sigue trabajando es por decisión propia no por cualpa de una "z" mal puesta.
    Me hago cargo de tu situación, en ocasiones me ha tocado acompañar a mis padres en alguna gestión engorrosa y me he sentido hiper responsable, incluso más que si se tratase de algo para mi.
    Una promesa es una promesa, hay que cumplirla :D
    Creo que el final será feliz.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Espero el proximo capitulo! la promesa fue subir caminando a Monserrate?? tuve el placer de conocerlo pero debo admitir que no subí a pie, aunque debe ser un bello paseo, pero agotador! beso

    ResponderEliminar
  5. por lo menos ya empieza la historia a ponerse color rosa te dire que me tenias en ascuas, espero el final, que tengas un armonioso y calido dia.

    ResponderEliminar
  6. jejejeej uy esta clase de cosas me suenan muy familiares jejeje... me encanta tu historia, espero la tercera parte.
    Muchos abrazos linda

    ResponderEliminar
  7. Hooolita Andre... me muero de la risa... que suertudos son... ya quisiera yo esa suerte cuendo me vuelo el cruce porhibido a la izquierda jajajaja.... (por supuesto nunca lo hago, porque seguro que sale de atras del póste cual caricatura una patrulla de trásinto con grua y todo jajaja)

    Besitines y espero la cuarta entrega ;0D

    Daphne

    ResponderEliminar
  8. Aqui me siento a esperar la visita a Monserrate, que intrigada me he quedado

    ResponderEliminar
  9. Menos mal que finalmente paso el mal trago, ahora veamos como termina.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hola a todas, continuará lo prometo ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario