La muerte de Lina Marulanda

Si eres colombiano de entrada sabes quién era Lina Marulanda, modelo, presentadora de televisión, empresaria, diseñadora de joyas, lindísima, emprendedora, con mucho, mucho carácter, lo que le dio cierta fama de malgeniada.

Esta semana decidió terminar con su vida, así de simple, se lanzó de un sexto piso y fin. Le faltaba menos de un mes para cumplir 30 años!!!.

No me gusta la muerte, la detesto, evito hablar del tema, odio recordarla, a veces me quita el sueño, así que la mayoría de las veces, me hago la loca y me olvido que la muerte existe. Pero hechos como este me hacen pensar, si ella LO TENÍA TODO, obviamente, fama y dinero no son todo en la vida. Se le estaba escapando el amor, creo que eso la llevó a tomar esa decisión, pero...en qué momento puedes desequilibrarte tanto para pensar que la muerte es la única solución a los problemas, que nadie te puede ayudar, que no hay otra salida. ¿Será que vivió muy rápido?, trabajando de modelo desde los 13 años, ayudando a sus familia económicamente, llevando varios trabajos, se fatigó y ¿pensó que ya era suficiente?

Situaciones como estas me dejan baja de nota, no logro entender los hechos.

No siempre tienes una eternidad.

Comentarios

  1. No la conocía...pero me entristece pensar que alguién llegue a estar tan desesperado como para hacer una cosa así. En ese sentido soy como tú, prefiero no pensar en la muerte, olvidar que existe...

    ResponderEliminar
  2. Te explico lo del día de Sant Jordi, aunque es un poquito largo. La historia es bastante tonta y clasista...
    Cuenta la leyenda que en un pueblo de Cataluña llamado Montblanc, un fiero dragón, tenía atemorizados a sus habitantes. Causaba estragos entre sus gentes. Así que, para apaciguarlo, decidieron entregarle a una persona cada día a modo de ofrenda. La elección de esta persona se hacía por sorteo. Y un día le tocó a la hija del rey. Cuando el dragón estaba a punto de merendarsela, apareció un caballero (Sant Jordi) con armadura y lanza y mató al animal. De la sangre derramada durante la lucha, nació un rosal. Desde entonces para conmemorar ese día, es costumbre que los hombres regalen rosas a las mujeres. Además al coincidir con el Día Internacional del libro, toda la ciudad se llena de montones de puestecitos donde venden libros con grandes descuentos y ofertas.
    Es un día en el que es un placer pasear por Barcelona. Todas sus calles huelen a rosas y en cualquier rinconcito te encuentras a alguién ofreciendote alguna joya literaria.

    Disculpa por extenderme tanto, pero no hay otra forma de explicarlo :)

    Besitos y gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó tu explicación y ahora entiendo porque te gusta tanto este día.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario