Festival Iberoaméricano de Teatro. Pi-Leau






Dentro del teatro callejero que he encontrado en esta versión del festival ésta es la obra que más me ha llenado de emoción. En la plaza del parque el Tunal, el escenario estuvo en todas partes, los personajes ubicados sobre plataformas móviles y zancos, se movieron todo el tiempo en medio de los espectadores, fue maravilloso tenerlos tan cerca.

La presentación fue nocturna, así que el juego de luces, humo, agua y una hermosa luna llena fue la mezcla perfecta, contrastado con los personajes: pescados robóticos, sirenas, ballenas, todos con vestuario y maquillaje impecable de colores divinos. Todo un espectáculo de gran formato. A todo lo anterior, hay que sumar la excelente percusión y música en vivo. ¡Gracias Holanda!!

Las palabras se quedan cortas para reproducir las sensaciones de sorpresa, alegría y nostalgia, sobre todo al final de la obra cuando recordamos a Fanny, estaría orgullosa de que el festival sin ella marche tan bien.

Ha superado todas mis espectativas. Lo mejor es que todavía no ha terminado.

Las fotos son cortesía de Jairo Vargas, porque yo no tengo cámara, luego contaré esa historia.

Comentarios

  1. A mi también me encantó. La disfrute muchisisisimo.
    Fanny debe estar taaaaaaaaaaan orgullosa!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    La verdad es que no creo que Cuatro Ojos! esté por allá, pero voy a averiguarlo a la editorial y te aviso.
    Te dejo un gran abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario